lunes, 27 de marzo de 2017

También eres tú


También eres tú.

El café sabe a café,
incluso un lunes por la mañana
cuando el universo te manda a la mierda
y por todo horizonte ves legañas.
Y la vida está bien.

La soledad no malversa sueños
y todo se reduce al aquí,
solo importa el ahora.
Y también eres tú.

Escribir ya no es un estertor,
la primavera fecunda los versos
como si fuesen almendros soñando ser Jerte,
como si fuesen yo a punto de verte.

Soñar sucede.
Siempre a tiempo.
Aunque te estrelles.
Polvo somos.

No derrapa ni patina el alma
por permanecer despierta,
si no huye.
Permanecer es ser un héroe.
El Caballero Oscuro y Wonder Woman.
Una pareja imposible.

La noche promete historias,
y sí,
también eres tú.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Venus de Milo

Estoy preparado.
Mis asuntos yacen en regla
y tengo la conciencia tranquila,
casi siempre.
Esta noche he de morir.
Inútil ensayar una lágrima,
entonar un salmo
o una letanía.
La muerte simplemente sucede.
Uno cierra los ojos y ya.
Pobre del que aún pueda llorar.

Las palabras carecen de sentido
y el sentido se diluye en un sueño
que bien podría ser eterno,
si la resurrección nos esquiva,
al alba.

La poesía inventa caminos
que los viajeros recorrerán
creyendo descubrir el alfa
y el omega, el frío y el calor.
El paisaje es siempre el mismo,
el turista no.

Esta voz,
que muere cuando nace,
es un monumento al olvido,
un recuerdo del silencio
que permanece, impertérrito,
cuando las campanas dejan de repicar
y los cadáveres de bien
se esconden en sus nichos.

Por favor, si no despierto,
ni un paternóster
ni la Venus de Milo.


sábado, 11 de marzo de 2017

Barbie de trottoir


Te veo desfilar,
contonear esas caderas
encandilando miradas
por la pasarela del olvido,
como una barbie de trottoir.

Nadie sospecha tu vacío,
tus ganas de volar
tras cualquier sueño desvencijado,
que no sepa a pesadilla,
que no huela a insomnio.

El rimmel no oculta las heridas
que supuran hacia adentro.
Los flashes mutilan.
Tus bragas se subastan
y tú solo quieres llorar.

No son las niñas las que observan,
son los niños de cualquier edad,
ebrios de deseo,
enfermos de soledad,
dispuestos a perder un alma,
dispuestos a morir y matar.

Cierras los ojos. Abres las piernas.
Vivir es caro si quieres soñar.
Las excusas huelen a rancio,
saben a viejo,
y has olvidado el verbo amar.

jueves, 2 de marzo de 2017

Tiempo de locos

Nunca he amado
pero amo cada instante,
con cada bocanada de aire
escapo de Caronte y de su barco.

Cada verso escrito
es testimonio de un presente
que yace, inerte,
ajeno al futuro y al olvido.

Bésame si estás sintiendo
el deseo que subyuga al pensamiento.
Si no, huye,
andando que es gerundio,
no malgastes un tiempo que es oro
y jamás permanece detenido.

No malgastes tu tiempo de locos
adorando insípidos participios.
Viviendo, que es gerundio.

viernes, 24 de febrero de 2017

Mi poema más hermoso

Me duele hasta el aire que respiro
cuando siento en el alma este silencio
que solo sabe ser sollozo
o música de piano.

Quizá ya te hayas ido
o aún te estés marchando,
importa poco desde siempre.
O puede que sea yo
el que extravíe su camino,
en esta ocasión.

Tanto monta.
Monta tanto.

La música me mece hacia la nada,
hacia mí mismo,
y yo me dejo hacer,
por no variar,
como una adolescente anhelante.

Este mundo no es el mío,
demasiado flow,
demasiado ruido,
y sufro de vértigo y coherencia.

Puede que nunca me entienda,
puede que yo no sea yo
y la vida importe una verga
o puede que no.
Se me escapa el contenido
si no sé ser amor,
si pierdo las riendas,
si olvido quien soy.

Yo aprendí a pensar sentado,
a no dejarme llevar,
a no mirar hacia otro lado,
a buscar el próximo bar.

Mis versos son el aire exhalado,
los delirios que he vivido
antes de ti,
por tu culpa
o a tu lado.

Mi poema más hermoso
está escrito con saliva
para siempre
en tus sueños más amargos.