martes, 15 de mayo de 2018

Adicción

Soy adicto a la huella de tus besos,
a los huecos de tus manos,
a tus denodados silencios
y a tus versos trasnochados.

Te probé.
Sabía que iba a pasar,
y te probé.

Soy adicto a volar entre tus brazos,
a tu saliva derramada por mi verga,
a tus pechos desnudos y salados
y al intenso sabor de tu entrepierna.

Te probé.
Consciente del abismo.
Y todavía quiero más.

Si aún así la vida se venga
y me deja en los huesos
persiguiendo quimeras
que no llegan a sueño,

pensaré,
nuevamente insumiso,
¿Quién quiso vivir para siempre?

martes, 8 de mayo de 2018

Se jugaba la vida

Deambulaba entre las gentes
que pierden la memoria
sin un ápice de remordimiento,
y sonreía a diestros y siniestros,
alegrándose la vida.

Los unos lo tachaban de inconsciente,
de inmaduro o infantil,
incapaz de líneas rectas,
soñador empedernido,
un mal ejemplo que seguir.

Los otros lo acusaban de demente,
cuestionaban su derecho a existir
más acá de una etiqueta
que define, que encierra, que niega
la luz de su candil.

Algunos, condescendientes,
lo miraban de soslayo
y a media voz, displicentes,
murmuraban insultando:
…un poeta…

Era feliz siendo nadie,
un instante incandescente
cuyo rastro se pierde
tras una ráfaga de aire.

Hablaba con los ojos.
Soñaba con palabras.
Se jugaba la vida.

miércoles, 25 de abril de 2018

¿Qué pasa si descubres un espejo?

No eres propiamente tú
quien te observa al otro lado
(¿de dónde? ¿de qué?)
y piensa entenderte/se.
Observas y te observan
sin necesidad de ocultamiento,
desnudo ante ti,
sin excusas.
Ahora ya sabes quién eres.
(¿Sabes ya ahora quién eres?)
Buscas palabras 
que engendran un silencio
frío y equidistante,
cordial e ingenuo.
Te hinchas o te encoges,
tanto da.
No hay juicio que te sostenga.
No hay asideros.
Tú y tu vergüenza
(la extrema soledad)
compartiendo nada.
Miras más allá
y te estrellas.

sábado, 21 de abril de 2018

Conmiseración

La llama baila y arde el aire
que enardece los espíritus
e inflama la razón,
que quema la esperanza.

Amanece,
y los psicópatas se acicalan,
se perfuman,
se disfrazan.
La vida traquetea repetida.

Se encienden todos los escaparates,
pasen y vean,
si encuentra algo mejor, cómprelo,
no se atreva a no mirar,
desea.

La palabra se aligera y se bifurca,
dice lo que oculta
y se vacía,
harta de sí misma.

Casi nunca nos miramos a los ojos
por miedo a que nos vean.

Todavía no queda tiempo para perder,
aún es tarde.
Compréndelo.

Urge la emergencia.
Hacer el amor cuando hablas,
cuando sueñas y cuando trabajas,
hacer el amor por fe y a conciencia,
sin vergüenza y con las mismas ganas
contigo y con usted, sin preferencias.
Emerge la urgencia.

Sin embargo, quiéreme.  

martes, 17 de abril de 2018

Soñeto de amor jurídico

No queremos inventar un motivo
para excusar una derrota cierta
ni vendernos a una esperanza yerta
escribiendo el amor como lascivo.

Un deseo que soñamos esquivo,
ausencia que alimenta un alma muerta
de secretos que ocultan nuestras puertas
con un afán suicida, destructivo.

Juzgamos como jueces el pecado
e imponemos severos el castigo
al que tuvo el valor de haber amado,

al que rehuyó de ser mendigo
y abrió sin miedo un corazón cerrado
a un amor sin doblez y sin testigos.

jueves, 12 de abril de 2018

Muertos de risa

[Supongo que la existencia es algo tan relativo como el tiempo. Palabras que significan demasiado para significar y que, sin embargo, se erigen en clave del todo. Y tras la pátina de trascendencia una risotada gutural, salvaje, insolente. Así lo siento yo las más de las veces.]

¿Quién sabe permanecer
en un recuerdo maltratado
por la esperanza
y por el silencio?

Apenas subimos al estrado
perdemos la voz y la inocencia
y confesamos:
mentimos una vez,
con premeditación y alevosía,
enfrentados al espejo,
y volveremos a mentir;
robamos,
con nocturnidad,
las veces mejores palabras,
las peores, sentimientos;
nos atrevimos a soñar,
incandescentes,
iridiscentes,
sin miedo;
pecamos,
y volveremos a pecar.

No cantamos por no callar,
escuchamos cantar.
No vinimos a negarnos.

La ciencia cierta nos asiste
y nos asimos a una luz
que se derrama
y nos pervierte.
(Aún) No sabemos (todavía)
quiénes somos.

Mientras tanto
imagino a los dioses
muertos de risa.

martes, 27 de marzo de 2018

La batalla

Lázaro, levántate y anda,
que la muerte
no le gane a la vida
esta batalla.
Terribles son los desiertos que cruzamos
persiguiendo espejismos 
sin un buen beso que humedezca la boca,
que redima la existencia.
Funestos los naufragios
en aguas siempre gélidas
persiguiendo sirenas
que te comen el alma
y te comen las ganas.
Paisajes invernales
que ofrecen silencio
y un amplio abanico de metáforas
para pintar otro fracaso
que huela a obra maestra.
Sin embargo, 
no sabemos morir.
Permanecemos extáticos
buscando una caricia,
ese recuerdo imaginado,
la palabra de aquel poeta.
Nos aferramos a un tal vez
y boqueamos.
Nos inventamos un tal vez
y respiramos.
Lázaro, no claudiques de viejo,
no empeñes la pluma,
no firmes la baja.
Al fin y al cabo,
no sabemos morir.

lunes, 19 de marzo de 2018

Te sigo

No tengo palabras
que describan el silencio inabarcable
que tu nombre invoca.

La luz ciega
y permanecemos inmóviles,
aterrados.
No pudimos preverlo
ni supimos soñarlo.

Acepto la sumisión
terca y fútil
al espíritu de la rebeldía,
al verso impune,
al tiempo suicida.

Al fin y al cabo,
no nacimos ayer.

Suenan tambores de guerra,
para quien los sepa escuchar,
suenan adagios de paz.

El absurdo se entrevera
inconsistente
y cada paso se hace tibio
y reverbera.
Urge el instante.

Maldigo al espejo,
traidor y miserable,
que revela sin piedad,
que destruye sin ambages,
ahora
que ni los sueños
sueños son.

Perdemos primero la razón
y olvidamos nuestras metas,
luego perdemos la conciencia
y buscamos la razón.
Ironías de un destino
que nunca jamás existió.

Parco en odios,
en amores y en amigos,
extemporáneo,
adicto al olvido,
camino de la nada,
te sigo.

martes, 20 de febrero de 2018

El ruido

Suplico silencio
y me retraigo.
Todo urge.
Afuera apremia el tiempo,
quizá llueva.
Los semáforos regulan
el flujo constante
de preocupaciones huecas,
de huellas perdidas.
Huele absurdo.
Patriotas paren banderas
y el público aplaude
su panoplia
de medias mentiras
que disfrazan
sus medias verdades.
No es tiempo de poesía,
dicen,
militantes,
jueces por derecho,
divina sea la parte.
Y yo suplico silencio,
y me retraigo.
Ni me escondo
ni me niego,
pero aborrezco el ruido.

viernes, 16 de febrero de 2018

Hasta el infinito, y más allá

[Este texto nace de un ejercicio planteado a mis alumnos de 4ºESO, en el que tenían que desarrollar un texto argumentativo que incluyese argumentos racionales, afectivos y de autoridad, además de un fragmento fundamentalmente descriptivo y otro fundamentalmente narrativo. A modo de ejemplo les preparé el texto que sigue. Espero sea de agrado.]

Existe en la tradición castellana un refrán que dice: “Contigo, pan y cebolla”. Es un bonito refrán que el CVC[1] interpreta diciendo que cuando se quiere a alguien de verdad, se está dispuesto a vivir con él no sólo en época de felicidad sino también cuando sobreviene la desgracia. Todos sabemos que esto sería lo ideal, pero que está lejos de ser cierto, y vivimos en el mundo real. Y del mundo real os vengo a hablar.
La escuela está bien. No tienes que pensar demasiado. Tampoco se te plantean muchas dudas. Tus padres te colocan ahí cuando no sabes ni que eres, y poco a poco te van diciendo qué tienes que hacer. Con suerte, al inicio, de una manera sutil; a medida que va pasando el tiempo la cosa se complica, la sutileza se abandona y los exámenes se multiplican. ¿Por qué? ¿Para qué?
Las respuestas que obtienes son variadas, pero manidas. Que si el futuro; que si el conocimiento; que si la sociedad… Y a ti todo te suena a chino (dicho sin tintes xenófobos).
Estáis a punto de salir de la escuela. Ahora sí que viene el coco. Toca empezar a elegir. A tomar decisiones.
Decidir es vivir. Tendréis que apostar por un proyecto, ir construyendo una vida, y en ese proceso os enfrentaréis a innumerables elecciones evidentes y a otras muchas mucho menos evidentes.
Pronto dejaréis de escucharme, pero dejad que una vez más insista en la importancia de formarse para llegar a ser aquello que podemos ser, que queremos ser.
Sé que si cerráis los ojos me podéis imaginar casi sin esfuerzo: agachado, apoyado en mi fiel taburete, zapatillas de deporte, vaqueros gastados, una camiseta demasiado colorida y juvenil para que la lleve dignamente un tipo de 40 años, pelo corto y cada día menos abundante, barba descuidada de cuatro días y una cara capaz de todo, de ternura cuando toca, de truenos de tormenta que se desboca o de pánico nuclear.
Pues no. No cerréis los ojos. Abrid los ojos. Olvidad que os hablo yo. Escuchad.
Decía Severo Catalina, un periodista y escritor del siglo XIX, que “la mayor parte de la gente confunde la educación con instrucción”. Estoy de acuerdo, incluso sucede en muchos centros educativos que acaban siendo lugares de entrenamiento en los que se vomitan estructuras preestablecidas. No creo que eso pueda llamarse verdadera educación. “Eso” es otra cosa. Una persona educada, voy a acudir ahora a otro escritor del mismo siglo, esta vez británico, Herbert Spencer, es aquella apta para gobernarse a sí misma. Es decir, para tomar decisiones libres.
Para decidir libremente es (permitidme la licencia) impepinable saber, en primer lugar, que hay diversas opciones. Sucede que muchas veces no elegimos porque no sabemos que podemos elegir, porque no conocemos otras opciones.
Os voy a poner, ya que del mundo real se trata, un ejemplo fácilmente comprobable. Todos conocéis la utilidad de un invento que ha revolucionado nuestra manera de movernos: el GPS. El aparato (o aplicación, según) viene con unos valores predeterminados, generalmente ruta más rápida con peajes. Esto ha supuesto que todo el mundo que dispone de GPS y lo usa (gran parte de la población) siga las indicaciones y escoja el camino marcado. Buen negocio para las autopistas, pero una ruina para miles de negocios de carretera que subsistían gracias a camioneros y viajeros de todo tipo. Todo pro tiene su contra. Aceptamos que decidan por nosotros, pero si no tenemos la suficiente formación no nos percatamos de lo que perdemos. Perdemos el chuletón del restaurante Manuel, perdemos la visita a la iglesia románica de Valdepueblo de Cadauno, y conocer algo de nosotros mismos que se anula en la voracidad de las pantallas que nos uniforman.
Alguno me podría decir, acertadamente, que los parámetros del GPS se pueden modificar. ¿Qué tenemos que hacer? Saber cómo modificarlo y, ya sabéis, eso se llama conocimiento, eso se llama formación.
Por otro lado, tomar una decisión libre implica haber meditado en las consecuencias de tal decisión, y responsabilizarse de ellas. Si no se dan las condiciones la decisión no ha sido libre, sino un dejarse llevar por los instintos. Uno no puede responsabilizarse de lo que no ve (pensad en cómo se defienden muchos acusados de corrupción, alegando desconocimiento), ¿de verdad queremos valorar la ignorancia como una virtud? A nadie le gusta que le llamen ignorante. No lo seáis. Formaos. Cuanto más sepáis del mundo y de vosotros mejor será el proceso de decidir qué sí y qué no, quién sí y quién no, y eso marcará la diferencia.
Casualmente esta tarde de jueves, antes de sentarme a escribir el final de esta argumentación, he topado con una publicación en RRSS que reproduzco: “Crecer duele. Implica tomar decisiones difíciles. Dejar personas que quieres, [sic] pero que no suman en tu vida. Cambiar de hábitos. Renunciar a expectativas que pensabas [que] te harían feliz… Crecer duele, pero es necesario”[2]. En un comentario, un usuario respondía preguntando el porqué del dolor, cuestionándose si no sería apropiado hablar de alegría, alegría por decidir, por dejar marchar aquello que no nos beneficia, etc. Discusión interesante. Al final, como casi todo, probablemente sea una cuestión de actitud, aunque también de aptitud. El caso es que me sirve para enlazar con el tema. ¿La formación nos ayuda a gestionar mejor nuestras emociones, aquello que somos? Creo que la respuesta es tan evidente que no es necesario decirlo, aún así, hagámoslo, digamos un rotundo SÍ.
Todos hemos sido niños. Necesitábamos saber. Saber por qué el cielo es azul, por qué no mezclamos nocilla y sardinillas en el bocata, por qué aquel niño está llorando, por qué se murió el abuelo, y adónde fue, y cuándo vuelve. La infancia quiere saber. Quiere formación para poder crecer y decidir. No perdáis el resto de niño o niña que aún sois, buscad respuestas y encontraréis nuevas preguntas que os permitirán continuar en movimiento, seguid en formación[3].
Tras lo dicho estoy seguro de que habréis ya comprendido que cuando hablo de formación no hablo de títulos, ni de másteres o escuelas superiores, hablo de vosotros y de cómo encararéis la vida, dispuestos al movimiento o estáticos, si me permitís la licencia poética, extáticos o estáticos. Toda mi labor docente está volcada hacia la reflexión, el discurso y la poesía, a incitaros a entrar en un mundo maravilloso de referencias cruzadas,  de motivos para seguir adelante, planteándoos nuevas preguntas, construyendo, palabra a palabra, aquello que sois, aquello que podéis ser. Formaos. Moveos.



[1] Centro Virtual Cervantes.
[2] Paloma Hornos, directora de Gestión Emocional, en el grupo de Facebook llamado Educación Emocional el 16/02/2018.
[3] Hasta el infinito, y más allá.