viernes, 9 de agosto de 2013

Buenos días


Pincha aquí para escuchar el poema

Hoy he despertado vivo,
con el corazón en la garganta
y los sueños de mil noches
despuntando al alma.
Apenas acierto a comprender
esta estúpida sonrisa
que el espejo me devuelve
enajenándome la vida.

Y sin embargo todo es nuevo,
nuevo y dulce,
como un tiempo de azúcar.

Si no nos prometemos nada,
estoy dispuesto a todo.

3 comentarios:

  1. Pues creo que se puede permanecer en ese 'tiempo de azúcar', porque, ¿para qué sirven las promesas cuando uno ya es consciente de que no dirige los caprichos de la vida?. Yo te felicito, hombre feliz.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El azúcar tiene un defecto, tiende a diluirse...

      Eliminar